EL DERRIBO DEL TRANSFORMADOR

 

  

En los primeros días de Junio ocurrió un hecho insólito en Muriel de la Fuente. A primeras horas de la mañana de un día cualquiera llegaron unos operarios de Iberdrola con una máquina de demolición, un camión, algunas herramientas e ideas muy claras y muy concretas de lo que tenían que hacer. De forma inmediata y sin consultar con nadie del pueblo, se dirigieron a la ubicación del antiguo transformador, fijaron la máquina  de demolición, derribaron el edificio, cargaron los escombros, los tiraron donde quisieron, allanaron la zona del estropicio y se fueron con la misma diligencia con que habían venido. Todo ello en un plazo aproximado de 2 horas.

El ex – alcalde comentaba así lo ocurrido: “Salí de mi casa sobre las ocho de la mañana para ir a mi trabajo. Como todos los días volví sobre las dos y media y al pasar por donde  estaba el transformador noté que faltaba algo en el entorno, que la imagen que estaba viendo no estaba completa. En los primeros segundos estaba desconcertado sin saber cuál era la causa de mi extrañeza. Cuando tuve conciencia de que la edificación del transformador antiguo había desaparecido, no podía creérmelo. ¿Cómo era posible que en tan pocas horas hubiera ocurrido semejante cosa?. ¿Quién lo había hecho? ¿Porqué no habían pedido permiso al Ayuntamiento?. Por más que pensaba sobre ello no encontraba ninguna explicación lógica.”

Al enterarse por algunos vecinos que había sido Iberdrola de donde había partido la orden de derribo, pidió explicaciones sobre su actuación. El responsable le informó que según sus datos ese edificio era de Iberdrola y que en todos los pueblos estaban derribando los edificios en ruinas.

Cuadro de texto: Edificación del antiguo transformador: Construido totalmente en piedra y en perfecto estado de conservación. Según un informe de Iberdrola esta edificación estaba en ruinas.  
Al día siguiente el alcalde saliente y el entrante se dirigieron al puesto de la Guardia Civil para poner la correspondiente denuncia puesto que se habían cometido dos faltas graves: Derribo de una edificación sin ser de su propiedad y derribo de una edificación sin solicitar la licencia al Ayuntamiento.

 

A los pocos días de formular la denuncia, el representante de Iberdrola en Soria llamó al alcalde de Muriel  para dar explicaciones sobre su actuación diciendo que reconocían su error pero que habían actuado siguiendo las indicaciones de un informe interno de esa compañía en el que se indicaba que el edificio del antiguo transformador de Muriel de la Fuente estaba en ruinas, no tenía cerradura y era propiedad de Iberdrola (ninguna de las tres afirmaciones  es cierta).

A pesar de que ese edificio no tenía actualmente ninguna utilidad, era un activo más del Ayuntamiento que en un momento determinado podría haberlo alquilado o bien reformarlo para utilidades varias. El alcalde actual está intentando, antes de llegar a un enfrentamiento judicial, buscar una solución de entendimiento mediante mejoras en la red de electrificación del pueblo que compensara los errores cometidos. De momento la situación está sin resolverse pues aunque Iberdrola reconoce que se ha equivocado, no se ha definido claramente sobre sus intenciones.

Dos dudas nos preocupan: Después de estos errores por parte de esta compañía ¿qué respuesta podemos esperar ante una avería o reclamación de los usuarios?.

En segundo lugar tenemos la sensación de que en los pueblos pequeños las empresas grandes y no tan grandes,  no se sienten obligadas a cumplir las leyes. Se apoyan en su poderío económico y en la debilidad de estos Ayuntamientos para saltarse a la torera el cumplimiento de las normas más elementales en cuanto a los  procedimientos a seguir para este tipo de actuaciones. ¿Qué hubiera pasado por ejemplo si Iberdrola comete estos errores en Bilbao donde tiene su sede social?

 

 

Muriel de la Fuente, Junio de 2011

Asociación Socio Cultural La Fuentona de Muriel

 

 
                                                                                        Cerrar la ventana para salir                                                                           Subir