Don Romualdo Sancho Lagunas
 Su recuerdo sigue vivo al otro lado del Atlántico

 


Una de las ventajas que ofrece Internet es la capacidad de poner en comunicación a las personas que comparten un interés común por grande que sea la distancia o alejado que pudiera parecer el tema en el tiempo.

Cuando escribimos el artículo sobre el maestro D. Romualdo Sancho, nos lamentábamos de que el tiempo había borrando de la memoria colectiva los nombres de las personas que aparecen junto a él en una de las fotografías. Solamente sabíamos que eran antiguos alumnos emigrados a América, con los que había mantenido una estrecha comunicación y que habían promovido la lápida conmemorativa del Ayuntamiento en el homenaje que recibió en 1926.

Poco podíamos imaginar entonces, ni nosotros, ni los protagonistas de la historia, que la página de la Asociación tuviera una difusión tan amplia para que, tiempo después, desde Argentina nos confirmaran que la huella de D. Romualdo sigue viva también allí y que la formación que había proporcionado a sus alumnos, había fructificado en un centro educativo en Buenos Aires.

Tras visitar la página y leer el artículo mencionado, Doña Ana María Mallo, desde Argentina, nos comunicó la sorpresa y alegría que le produjo reconocer la fotografía de D. Romualdo. Su padre, Inocencio Mallo, alumno de D. Romualdo, le trasmitió la admiración que sentía por su maestro. Conserva las cartas que el maestro le enviaba y amablemente nos ha facilitado las que intercambiaron con motivo de la fotografía que aparece en el artículo.

En 1918, su padre junto con sus tíos y otros ex-alumnos se hicieron un retrato en Buenos Aires para enviar a D. Romualdo. Deseaban que su maestro apareciera en la fotografía y entregaron al fotógrafo la que conservaban de él para que la insertara en el grupo. Es por tanto una fotografía trucada. Como había pasado bastante tiempo, y cabía la posibilidad que el viejo maestro no los reconociera, Eustasio Pérez le escribió un poema, en el que además de expresarle su profundo agradecimiento y aprecio, va enumerando los nombres de las personas que en él aparecen.

                                                            Querido maestro, digno Don Romualdo:
                                                            Estos sus discípulos que tanto le amamos
                                                            Tuvieron la idea de hacer este cuadro,
                                                            Que con toda el alma se lo dedicamos
                                                            Y como, sin duda, no ha de recordarnos ya usted,
                                                            Pues el tiempo cambio nuestro "escracho",
                                                            (No busque esta voz en el diccionario
                                                            Pues que pertenece al criollo lunfardo),
                                                            Bueno es indicarle -mas bien necesario -
                                                            Esos murieleños que encierra el retrato:


                                                            De derecha a izquierda, delante sentados,
                                                            Lucio e Inocencio - dos buenos muchachos -
                                                            éste con bigotes, aquel afeitado.
                                                            Y el uno y el otro, vamos, ¡ de buen año!

                                                            En segundo término Nemesio, Eustasio
                                                            Jacinto, el más joven, Julián, el decano,
                                                            Y, al extremo queda, Agapito Mallo....

                                                            Hay otra figura que anima este cuadro;
                                                            De barba plateado y cabello blanco...
                                                            ¡La figura excelsa del apóstol sabio!

                                                            Querido maestro, digno Don Romualdo
                                                            estos sus discípulos que tanto le amamos,
                                                            Por sobre la anchura del gran océano
                                                            Le dan, desde lejos, ¡EL MAS FUERTE ABRAZO!

D. Romualdo igualmente les envió una poesía Agradecimiento y Deseo, con esta dedicatoria:
A los hermanos Mallo, a Eustasio Pérez, Lucio Gonzalo, Jacinto Tejedor y Nemesio Gil, su ex maestro de primera enseñanza, por el homenaje que le han hecho, regalándole una fotografía con su dedicatoria en verso.

                                                            Discípulos queridos, yo os saludo
                                                            A través del océano proceloso,
                                                            Y os agradezco el homenaje honroso,
                                                            Que me habéis hecho con afán agudo.

                                                            Es vuestro cuadro testimonio mudo
                                                            De vuestra vida moral y nobleza.
                                                            Gracias. Y dicha os dé Naturaleza.

                                                            Lastima que la Humanidad no viva
                                                            Con ansiedad la Ciencia Deleitiva (1)
                                                            Su práctica es la dicha con firmeza!
                                                                                                                           Romualdo Sancho.
                                                                                          Muriel de la Fuente 18 Septiembre 1918

(1) Ciencia deleitiva. Quiero decir la ciencia que causa deleite. No la Ciencia dañosa o terrorista, o antiética.

Acompañó este poema a una entrañable carta de agradecimiento  en la que además de recordarles la importancia de su formación y su comportamiento ético en todos los órdenes de la vida, hace algunos comentarios de la actualidad mundial desde el punto de vista de sus convicciones políticas.

                                   Recibí en octubre ultimo vuestro presente de buen gusto, que habéis tenido a bien
                                   hacerme, consistente en un cuadro fotográfico con su dedicatoria en verso, en prueba de
                                   que me amáis. ¡Yo también amo a vosotros! Prueba también que sois nobles. ¡Y cuanto
                                   me hacéis gozar con eso! En cambio me causaría dolor si supiera que sois inmorales, picaros.
                                   No lo seáis jamás. Más vale ser pobres y honrados, que ricos y picaros. Bien entendido,
                                   en sentido científico. No encuentro palabras apropiadas para expresaros mi intenso agradecimiento
                                   por el don que me habéis hecho, y solo sé deciros con efusión: ¡ infinitas gracias y sed felices! …

                                   … Adquirid sin cesar cuanta mas VERDADERA SABIDURIA podáis, y que os sirva para
                                   ser útiles y buenos, y os impida el ser inútiles y malvados. Que os sirva para que todo lo
                                   que hagáis sea fecundo y nada estéril…

                                   …Y la verdadera DEMOCRACIA, la democracia consciente, intelectual, científica, está hoy
                                   completamente inerme. LA MUCHEDUMBRE INCONSCIA, es hoy, y será siempre
                                   INSTRUMENTO PASIVO, MAQUINA BRUTA dirigida por los CONSCIENTES, ya buenos, ya malos…

Nos cuenta Ana María que el recuerdo de D. Romualdo pervive en una institución educativa de Buenos Aires, Washington School, creada en 1950 por Mercedes Mallo, hija de Agapito Mallo, y su retrato se encuentra allí, como el origen de la preparación intelectual y moral de los antecesores de su familia.

Agradecemos a Doña Ana María sus mensajes no sólo por los datos que aporta sino porque compartimos la misma admiración por D. Romualdo y porque comprobamos que los esfuerzos pedagógicos de este maestro tuvieron eco y perviven al otro lado del Atlántico.

Enero 2008
 

 
   
   
         
                                                                                        Cerrar la ventana para salir                                                                           Subir