F I E S TA  DE  PLENILUNIO

 
                             Aquella tarde Mitobión estaba mas contento que de costumbre. Acababa de cumplir 14
                           años y había conseguido convencer al abuelo Fedikeno para que le dejara los útiles del
                           fuego. La Llama Sagrada que ardía permanentemente en mitad del poblado era intocable.
                            

         Era el verano de 153 a.c.; extremadamente seco, las ovejas solo podían pastar por la noche ya que por el día con el sofocante calor se aturraban haciéndose una pelota.
                                                                                                         
         Los jóvenes pastores y pastoras no podían participar de la fiesta de Plenilunio por tener que ir con el rebaño comunal, todos los años pasaba lo mismo, ¡qué fastidio!, pero este año Mitobión lo tenía todo planeado. "Habría Fiesta".                                                           
                                                                                    
         El Rey Sol estaba cayendo por la loma de Mataquiñones cuando Mitobión subía por la senda de la Esbaradera hasta "Los LLanos" donde estaban las tainas del ganado. Abrió la puerta a las ovejas y con la ayuda de su fiel amigo Kiro "el perrito pastor que tanta compañía la hacía", condujo el ganado por el barranco del Despeñadero hasta la hoz del río Abión para que los animales saciaran su sed en sus frescas y cristalinas aguas.
                                                     
          Condujo al rebaño río arriba, hasta el nacimiento del río Abión en la "Fuentona", lugar sagrado y respetado por todo el poblado, ya que el nacimiento representaba la vida y la subsistencia, estupendas truchas, cangrejos y ratas de agua se criaban en sus aguas. Allí le aguardaban los demás pastorcillos que se habían encargado de hacer los preparativos para celebrar la fiesta. Los anzuelos y cestos de mimbre estaban dando sus frutos y ya habían conseguido unas cuantas truchas para la cena.
                                                                                                                                   
     Mientras las ovejas subían careando por los Robacanes hacia los gayubares del paraje de la Carretá, fueron a buscar a su buen amigo el Druida Fuxentio que vivía en la Cueva de los Murciélagos, para que les preparara el brebaje mágico. El gran Fuxentio no les preparó Melikatrón ni Caelia que tomaban los mayores, pero el brebaje de leche de cabra, miel y hierbas aromáticas estaba buenísimo.
                                                                                                       
          Entretenidos con los preparativos llegaron las doce de la noche, la Diosa Luna resplandecía con todo su esplendor en lo alto del firmamento "Era la noche de Plenilunio".
   Mitobión sacó la piedra pedernal y el trozo de pirita de su zurrón y, como le había enseñado el abuelo, puso un puñado de estopa en el suelo debajo de la Gran Sabina Sagrada y comenzó a dar golpes con el trozo de hierro a la piedra, de inmediato empezaron a saltar chispas encima de la estopa que poco a poco empezó a arder, fue alimentando la llama con hojarasca de estepa y hojas de espliego seco, y luego echando palos mas grandes de sabina y enebro consiguió hacer la hoguera.

         Mientras tanto, el ganado estaba comiendo plácidamente en los pastos de la Carretá los frutos rojos y maduros de la gayuba. Los cencerros de los animales con sus tintineos ayudaban a crear esa atmósfera de paz y sosiego de las noches de verano.

          Debajo de la Sabina Sagrada la hoguera ardía con viveza y los pastores y pastoras
 daban buen repaso a las viallas que habían traído, Alanica sacó medio conejo, que presto
 comenzaron a asarlo en la fogata junto a las truchas del Abión, Belenas venía preparada con una
 buena hogaza de pan y Mitobión había conseguido de la abuela Cirtana un trozo de jamón,
Coris, Ibalus y todos los demás sacaron lo que traían en sus zurrones y comenzó a celebrarse
 la cena con absoluto entusiasmo, alegría y complicidad .
                                                                                                             
         ¡Cada vez que los ojos de Mitobión se cruzaban con los de Alanica, una llama tan grande
como la de la hoguera se encendía en sus corazónes!...

          Hoy eran felices, tenían su fiesta, poco les importaba los resplandores de las hogueras que se veían a lo lejos, cerca de los poblados de la ribera del Abión y de la sierra de Pinares.

         Después de la cena, bebieron del brebaje mágico que les había preparado su buen amigo el Druida Fuxentio y, al son de la flauta que tocaba Ibalus, bailaron alrededor de la hoguera, cogidos de la mano hasta el amanecer.
         Pusieron mil nombres a las estrellas y pidieron muchos deseos a la Diosa Luna que les protegía desde lo alto del firmamento, ¡qué noche aquella!.
  La hoguera se iba quedando en un suave rescoldo, comenzaba a amanecer y el Gran Sol empezó a asomar por los cerros del este, recogieron el ganado que ya empezaba a aturrarse y lo cerraron en las majadas de la visera de la  Carretá.
                                                                                                                                          
        Subieron visera arriba hasta el cerro sagrado de Peñota para rogar al Dios Lug y a la Diosa Epona que les concediera salud, ganado y buenas cosechas, y cansados pero felices se dirigieron todos al poblado. La fiesta había acabado. Esa misma tarde tenían que volver a sacar el rebaño a beber agua y a pastar toda la noche siguiendo la rutina de cada día.

         Poco se podían imaginar los acontecimientos que estaban a punto de desarrollarse en toda la Celtiberia...
                                                    
                                © Cándido Delgado                                                          
 
 
                                                                                            Cerrar la ventana para salir                                                                            Subir