LA DESPOBLACIÓN EN SORIA

 
 

                                                                         
                                               EXPERIENCIAS DE NUEVOS POBLADORES

En las siguientes líneas se narran las diferentes situaciones y circunstancias vividas en algunos pueblos de nuestra provincia al intentar frenar la despoblación que de forma imparable amenaza con su desaparición. En esos pueblos su principal objetivo es conseguir atraer nuevos vecinos con hijos en edad escolar. Los problemas con los que se enfrentan son múltiples: unos por falta de viviendas, otros por puestos de trabajo, unos terceros por problemas de adaptación al medio rural. A pesar de sus limitaciones, están consiguiendo mantener e incluso aumentar la población y la vida de su pueblo. Son ejemplos que deberían servir como aliciente para que en otros pueblos de características semejantes se iniciaran actuaciones como las reflejadas en las páginas siguientes.

 
 

En la provincia de Soria ya es una realidad que en algunos municipios el proceso de regresión demográfica, que parecía imparable, poco a poco se va frenando gracias al fenómeno inverso de la repoblación. Pueblos que permanecían casi deshabitados vuelven a ver pasear por sus callesSan Esteban de Gormaz durante todo el año a personas, y lo que es más significativo, a niños. Ocurre en pueblos sorianos como Fuentedelfresno, Yangüas o Aldea de San Esteban.
Dentro de todas las experiencias, hay que diferenciar aquellas que van de la mano de iniciativas municipales de las que se realizan de forma espontánea, es decir, sin ningún tipo de llamamiento institucional o administrativo. Son casos como el de las localidades de Cueva de Agreda, Noviercas o .Aldea de San Esteban.
El municipio de Cuevas de Ágreda, situado a 57 kilómetros de la capital al noreste de la provincia de Soria dentro del ámbito de actuación de Proynerso, es un claro ejemplo en el que la iniciativa surge del propio promotor retornado, quien monta un centro de turismo rural que cuenta, además con un albergue para los montañeros que se acercan a la sierra del Moncayo. El promotor, José Antonio, vivió durante más de veinte años en Cataluña pero su mayor sueño era volver al pueblo, José Antonio trabajaba en Cataluña como conductor de autobuses, visitando muchos lugares donde existen experiencias como la que el mismo pone en marcha después en Cueva de Agreda.
En Aldea de San Esteban, municipio ubicado en la comarca de actuación de Tierras Sorianas del Cid, viven Silvia, su marido y su hija. Silvia llega al pueblo hace un año, tras recorrer varios municipios en busca de una vivienda. Por fin la encuentra en Aldea de San Esteban y allí decide poner su negocio de peluquería, creando ella misma su propio puesto de trabajo y ofreciendo un servicio a la población.
Estas son algunas de las experiencias que se han dado en pueblos de la provincia Soriana en las que no ha existido en principio ningún tipo de intervención por parte de instituciones. Sin embargo, hay otras experiencias de nuevos pobladores en las que sí se produce alguna iniciativa por parte del Ayuntamiento. Algunos de estos ejemplos se pueden encontrar en las localidades sorianas de Almajano, Arenillas, Rioseco de Soria o Sotillo del Rincón.
 

 
                                                                               A L M A J A N O

La experiencia de Almajano, localidad ubicada a 14 kilómetros de Soria en dirección noreste, es quizás la que más se adapte a lo que se denominan "neorrurales". La Granja El Boyal es una explotación ganadera en la que su materia prima, la leche, es transformada en cuajadas, flanes y arroz con leche. El promotor es Luís, quien, a pesar de no tener ningún "vínculo con el pueblo, decide establecerse con su familia en Almajano. Llega a esta localidad desde una gran ciudad buscando otro tipo de vida. Para su establecimiento es fundamental la colaboración del Ayuntamiento del municipio que desde hace tiempo está trabajando para atraer mayor población.
 
 

                                                                              A R E N I L L A S
 
La localidad de Arenillas es un ejemplo claro de iniciativas llevadas a cabo por los ayuntamientos para la acogida de nuevos pobladores. EsteArenillas municipio situado a 72 kilómetros al sur de la capital, lleva acogiendo familias desde el año 1991. Por Arenillas han pasado más de 100 personas de muy diferente nacionalidad: Rumania, Armenia, República Dominicana o Ecuador. Mientras que de España proceden, sobre todo, de Valladolid y Valencia. Arenillas, localizado al sur de la provincia de Soria, es una zona donde la cobertura telefónica y el acceso a Internet son prácticamente imposibles. El pueblo cuenta con una población fija cercana a las 40 personas. También cuenta con los recursos básicos de cualquier municipio: colegio, bar, telefonía fija y venta ambulante de alimentos.

En el municipio se ubica una pequeña empresa de albañilería y construcción que se dedica a realizar trabajos en los de alrededor. .Arenillas ofrece trabajo de albañil y de peón de la construcción, ya que la empresa tiene muchas dificultades en encontrar trabajadores por los alrededores y, también, aunque no en todos los casos, se ofrece la posibilidad de hacerse cargo del único bar que hay en el pueblo, que desde el año 90 es regentado por nuevos pobladores.

Por su parte, el Ayuntamiento dispone de viviendas de propiedad municipal, que alquila a bajo precio. La principal oferta está dirigida a aquellas familias con hijos que quieran ir a vivir a Arenillas. El municipio lo anuncia en varios periódicos y en Internet, además de ponerse en contacto con distintas ONG. Desde el Consistorio afirman que reciben infinidad de llamadas, aunque no todas son aceptadas, para cubrir estos puestos de trabajo y estas viviendas, por lo que se ven obligados a hacer una selección teniéndose en cuenta fundamentalmente la experiencia laboral de las personas.

Aunque Arenillas no tiene una estrategia muy elaborada, lleva más de diez años evitando el cierre de la escuela. Según se explica desde la propia Administración local, la experiencia está siendo muy positiva, aunque siempre hay excepciones. El tiempo que estas familias viven en Arenillas suele ser una media de tres años, ya que, cuando los niños llegan a la edad de ir al instituto, éstos tienen que acudir a la localidad cercana de Berlanga de Duero y, como no existe transporte escolar, los niños pasan la semana en un a escuela hogar de este municipio. El hecho de estar separados de sus hijos es la causa de que las familias decidan irse de Arenillas, buscando un lugar donde sus hijos puedan estudiar en el mismo pueblo en el que viven. En 2004 en la localidad, de las 35 personas que están viviendo de continuo, 12 son nuevos pobladores.
 

 
 

                                                                   R I O S E C O  D E  S O R I A

El caso de Rioseco de Soria, ubicado a 39 kilómetros de la capital en dirección noroeste, destaca por intentar evitar, ante todo, el cierre de laRioseco escuela. Los habitantes de estas tierras afirman que el primer síntoma serio de desaparición de un pueblo es el cierre de su escuela por lo que llevan a cabo iniciativas para mantenerla abierta al menos por unos años más. La mayor parte de estas iniciativas siempre consisten en buscar alguna familia con niños en edad escolar a través de una oferta de empleo, a veces municipal y otras, de carácter privado, así como una vivienda en alquiler en el pueblo. La localidad tiene una población censada de 104 habitantes y de 35 en la pedanía de Valdealvillo. Mantiene una serie de servicios mínimos como la farmacia, la escuela, dos bares y un restaurante, una casa rural, una tienda de ultramarinos y una panadería, un consultorio médico cuatro días a la semana o un punto de acceso a Internet. Medidas que no son nada desdeñables en una comarca castigada por la falta de servicios que sufren sus pueblos y que va de la mano de la despoblación a veces como causa y otras como consecuencia de la misma.

En toda la comarca de actuación de la asociación Tierras Sorianas del Cid. que cuenta con 32 municipios, sólo tienen escuela de Primaria cinco pueblos y Rioseco es el de menor población de todos ellos, lo que significa que este hecho no es fruto de la casualidad, sino del trabajo que desde hace años llevan a cabo los vecinos y el Ayuntamiento en su empeño porque no cierre su escuela.

El caso de esta localidad Soriana combina la iniciativa privada por parte de pequeños empresarios que necesitan mano de obra, y el apoyo del Ayuntamiento, que ofrece las viviendas a familias que tengan hijos en edad escolar. Ya en el año 1987 una familia de Barcelona llega a Rioseco de Soria buscando un modo de vida que la ciudad no le ofrece. A través de un profesor de uno de los niños, que es de un pueblo cercano a este municipio, la madre se entera de que necesitan una familia para mantener la escuela abierta. Al llegar se encuentran con todas las facilidades que ese pequeño Ayuntamiento les puede ofrecer, entre otras, una casa en alquiler a muy bajo precio. Desde ese año esta familia barcelonesa, que no tiene ninguna vinculación con el pueblo, esta totalmente integrada en Rioseco.

Otro ejemplo de acogida de nuevos vecinos, gracias a la colaboración entre el Ayuntamiento y a la gente que oferta empleos, es el caso de una familia ecuatoriana, un matrimonio con tres niños, que llega al pueblo en el año 2000 respondiendo a una demanda de un puesto de trabajo en la construcción. Aunque para ofertar el puesto de trabajo y buscar una familia el Consistorio se pone en contacto con organizaciones como Cruz Roja y utiliza también los portales de Internet, esta familia se entera de esta oportunidad a través de unos conocidos. Esto da una idea de la importancia que las redes no formales, las relaciones sociales y personales tienen en estas experiencias del asentamiento de nuevos vecinos.Campos de Rioseco

Además conviven en Rioseco otras tres familias de nuevos pobladores. Una de ellas llegó de Portugal hace ya diez años y esta formada por seis miembros. El padre trabaja de pastor para un ganadero del pueblo, y las dos hijas mayores se trasladan a trabajar a una localidad cercana. Esta familia se asienta por iniciativa privada gracias a un empresario ganadero que ofrece trabajo y vivienda.

Otra de las familias, que procede de Madrid, lleva ya más de seis años instalada en Rioseco donde gestiona un negocio de bar y tienda. También hay una pareja joven madrileña que llega a esta localidad soriana huyendo de la vida urbanita y lleva un año en Rioseco. El es autónomo y trabaja como yesero por toda la provincia y ella ha trabajado en la casa rural del municipio.
Sin embargo, a lo largo de estos años hay experiencias que no son tan buenas y no terminan de asentarse, sobre todo casos de inmigrantes que, una vez regularizada su situación a través de los contratos de trabajo terminan marchándose a otros lugares principalmente a la capital.
Esta amplia trayectoria de experiencias con nuevos vecinos en los últimos años ofrece una idea del espíritu acogedor de los vecinos de Rioseco y del interés del Avuntamiento para mantener la población y los servicios que tiene. Por ello, es uno de los pueblos que mejor entendió la labor y los objetivos del "Proyecto Abraza la Tierra".

En el mes de marzo de 2005 llega a Rioseco de Soria Aitor Ruiz con su familia. Este artesano del papel, vasco de nacimiento y afincado en Arenas de San Pedro (Ávila) busca , junto con su familia, un pueblo pequeño en el que puedan encontrar una casa lo suficientemente grande como para montar su taller de artesanía y establecer su domicilio. Aitor afirma que la vivienda es su principal motivo para cambiar de lugar de residencia y siempre pensaron que en un pueblo pequeño encontrarían una casa grande para alquilar más barata que en Ávila. Aitor y su mujer, Fernanda, tienen dos niños en edad escolar: Leire de cuatro años y Aritz de tres, motivo por el que es también importante que el pueblo tenga escuela. Fernanda trabaja en el taller con Aitor y en la casa rural "Los Quintanares".

Por su trabajo como artesanos autónomos tienen que ir a ferias y establecer y mantener contactos en distintas ciudades, pero afirman que están muy bien comunicados; tienen la playa a dos horas y media y Madrid y Zaragoza están muy cerca. Claro que no todo son ventajas. Aunque afirman que no echan nada de menos, sí indican que la oferta cultural de Rioseco de Soria es bastante escasa.

La gente del pueblo les ha acogido con calided desde el primer día, algo de lo que aseguran estar muy contentos. Sin embargo, esta cercanía de los vecinos también puede convertirse, a veces, en intromisión, no en vano los prejuicios existen también en Rioseco. En concreto, Aitor explica que le llama la atención que los vecinos de la localidad piensan que han llegado a este municipio porque son una familia que está necesitada, y no porque buscaran una forma de vida alejada de la ciudad. Aunque no se puede asegurar la permanencia de nadie en ningún sitio, quizá éste sea el comienzo para Aitor y su familia de una feliz estancia en Rioseco.

 

 
 

                                                                   S O T I L L O  D E L  R I N C Ó N

Como último caso de nuevos pobladores se incluye la experiencia de Sotillo del Rincón, una localidad de 230 habitantes situada en la zona de El Valle al norte de la provincia de Soria, que no es ajena al fenómeno del envejecimiento y a la pérdida de la población tan común en toda la provincia. A principios de los años 90 el pueblo se encontraba con el problema de la falta de jóvenes en edad escolar, puesto que sóloSotillo del Rincón quedaban tres niños, lo que suponía el inminente cierre de la escuela. Ante esta situación el Ayuntamiento del municipio se puso a trabajar para evitarlo. Era necesario llevar al pueblo familias jóvenes con hijos en edad escolar para no perder servicios.
Primero llegó un matrimonio de la República Dominicana que acude a Sotillo del Rincón con sus dos hijos, consiguiendo salvar la escuela, Inicialmente se les acondiciona una vivienda provisional en el Ayuntamiento y él se pone a trabajar de autónomo en el sector de la construcción. Con los años se compra una casa vieja en el pueblo y la arregla. Una vez dado el primer paso y ante la falta de casas disponibles, el pueblo apuesta por la rehabilitación de varios edificios de propiedad municipal, para luego ofrecerlos en alquiler a bajo precio.

Otra pareja de Valladolid, con sus dos hijos también apuesta por este pueblo soriano. Desde el principio saben que la localidad sólo les ofrece vivienda y colegio. Ella es profesora en Soria y él, tras trabajar en el pueblo en las distintas ofertas que van surgiendo, logra aprobar la plaza de alguacil, puesto que ocupa actualmente.
A lo largo de estos años son varias las familias que pasan por Sotillos o se interesan por el pueblo, muchas de ellas cansadas de la ciudad y sin un proyecto de vida definido, lo que los lleva a buscar otra forma de vivir.
Dada la ubicación del pueblo en una zona donde el turismo rural está en auge y teniendo en cuenta la existencia de varias residencias para la tercera edad en las localidades limítrofes, la oferta de trabajo no es problema.

Partiendo de esta situación, en el año 2000, tras pedir la colaboración de Cruz Roja, llega una familia ecuatoriana, al pueblo, La mujer llega con un contrato laboral para trabajar en la residencia de Valdevellano y él consigue trabajo en una empresa de embutidos de la localidad. Su ejemplo es seguido por sus familiares más cercanos y ahora son cinco hermanos los que viven en el pueblo.

La cercanía con Soria donde pueden acudir a comprar y la oferta de unas viviendas dignas, son, en este caso, uno de los factores clave del éxito logrado. En el año 2003 hay 16 niños escolarizados en el pueblo con edades comprendidas entre los tres y los 12 años.
 

 
  Nota.-  Este artículo se ha elaborado a partir del informe realizado por la Asociación “Abraza la Tierra” sobre la despoblación actual en Castilla y Aragón.
                                                                                                                                                      
Muriel de la Fuente, Abril del 2007
 
         
                                                                                        Cerrar la ventana para salir                                                                           Subir