LAS VERDADES A MEDIAS SOBRE EL ACUÍFERO DE LA FUENTONA
 Y LAS EXTRACCIONES DE AGUA

 
El pasado 16 de Julio se publicó en EL DIARIO DE SORIA un artículo relativo a la problemática existente en El Espacio Natural de La Fuentona en relación con las extracciones de agua que se realizan para el riego de una finca trufera existente en sus inmediaciones. Al leer dicho artículo la sensación que deja en el lector es de que aparentemente no se está cometiendo ninguna actuación anómala por parte de la empresa que explota dicha finca trufera. El periodista lo ha estructurado de tal forma que junto a cada problema planteado por parte de la Asociación Socio Cultural la Fuentona de Muriel, aparece la respuesta-aclaración del gerente de dicha empresa. Este enfoque tan particular conduce a una noticia con verdades a medias tras las cuales y si hacemos caso al refranero popular pueden esconderse las mayores mentiras. Veamos cuales son esas “verdades a medias”:

Uno de los apartados se refiere a la total transparencia de la empresa para mostrar sus datos dando a entender que dicha empresa no tiene nada que esconder sobre la situación creada. A tenor de ello se nos ocurren las siguientes preguntas: ¿por qué ha realizado ocho perforaciones sin las correspondientes autorizaciones? ¿Ha cumplido con la ley? ¿Ha ocultado algo?. Por otra parte ¿es casualidad que presentara la solicitud de legalización de uno solo de los pozos poco después de la denuncia presentada ante la CHD por parte de los alcaldes de los pueblos afectados?. ¿Porqué en los 20 años anteriores no había presentado ni una sola solicitud?.

Otra “verdad a medias” es afirmar que las extracciones de agua no tiene impacto sobre el volumen almacenado en La Fuentona. El manantial del Argullón en años secos disminuye considerablemente sus aportaciones de agua por lo que en esos años aumentan significativamente las extracciones del acuífero de la Fuentona. En esos años de sequía en los que se extraen mayores cantidades del acuífero son precisamente los años en los que mayor necesidad hay de conservar un caudal mínimo en La Fuentona. Hasta ahora desde los años 80, no ha existido ningún control sobre las cantidades de agua que han estado extrayendo del acuífero.

Por otra parte y según datos de la propia empresa, con el agua almacenada en la balsa (unos 225.000 m3) solamente se pueden regar unas 250 Has. ¿De donde se obtiene el agua necesaria para regar hasta las 600 hectáreas que dicen tienen en producción?. ¿Con una perforación de tan solo 8 litros por segundo? . Con unas simples operaciones matemáticas se ponen de manifiesto las tremendas incongruencias entre el caudal oficial que quieren legalizar y las necesidades reales de agua que necesitan.

Se llega incluso a afirmar que las extracciones de agua realizadas en la finca trufera no afectan para nada al caudal de La Fuentona. Según los estudios de “su geólogo” las aguas subterráneas de esa zona llevan una dirección distinta a la de La Fuentona. El único estudio que ha analizado la dirección de las aguas subterráneas ha demostrado que vertiendo líquidos trazadores en distintos puntos del entorno, aparecen al cabo de más o menos días en La Fuentona. Por si esto no fuera suficiente, nuestros abuelos estaban acostumbrados, a veces molestos, de que en La Fuentona surgieran en verano espigas, pajas, y restos en general de los quehaceres propios de la siega. ¿Cuándo ocurría esto?. Justamente cuando en la zona de La Cuenca y de Villaciervos había tormentas que arrastraban todo lo que encontraban a su paso. A pesar de todas estas evidencias se quiere imponer la idea de que aunque se extrajera cualquier cantidad de agua, La Fuentona no se vería afectada.

Por todas estas razones son por las que reclamamos fundamentalmente y de forma urgente estas actuaciones prioritarias:

- Controlar el caudal del río Abión de tal forma que su descenso por debajo de ciertos valores impidiera realizar cualquier extracción de agua para usos agrícolas o industriales.
- Controlar las extracciones de aguas subterráneas mediante caudalímetros instalados en las bocas de los pozos.

Por último y para finalizar le invitamos al Sr. José Ignacio Ruiz, gerente de la empresa Arrotz, que vuelva a leerse detenidamente el informe del Patronato de La Fuentona. Es inadmisible e incluso insultante, afirmar como lo hace el Sr. Ruiz, que dicho estudio apoya sus teorías sobre la nula influencia de las extracciones de agua sobre el caudal de La Fuentona.

                                                                                                                                 Muriel de la Fuente, 30 de Julio de 2007
 
 
                                                                                                                                                                                                                Subir