Desde que en el año 2005 se realizaron las denuncias por parte de los Ayuntamientos de los pueblos ubicados a orillas del río Abión, algo han cambiado las cosas en lo que respecta a las limitaciones que la Confederación Hidrográfica del Duero está imponiendo a las extracciones de agua del acuífero de La Fuentona. Ese año fue especialmente seco lo cual unido a las extracciones que se hacían para el riego de la finca trufera ocasionó que el río Abión llevara un caudal mínimo de agua hasta tal punto que llegó a secarse en alguno de sus  tramos. La preocupación de los vecinos y del propio Ayuntamiento de Muriel de la Fuente fue tal que convocó a una reunión al resto de ayuntamientos ribereños para de forma conjunta denunciar ante la Confederación la nefasta política de control sobre las extracciones de agua que hasta la fecha se había realizado y solicitar que se asegurara un caudal mínimo del río Abión que permitiera conservar tanto el Espacio Natural de la Fuentona como su ecosistema fluvial.

Posteriormente desde la Junta de Castilla y León, desde la Asociación Tierras Sorianas del Cid y por supuesto desde el ASDEN, se realizaron denuncias ante la Confederación sobre la situación irreversible a la que se podría llegar si no se establecían medidas que limitaran y controlaran las extracciones indiscriminadas de agua. Estudios realizados por estos organismos han demostrado que en situación de sequía el río Avión es muy vulnerable ante extracciones de agua puesto que la  constitución interna del acuífero no permite gran capacidad de almacenamiento por encima del nivel de la surgencia de La Fuentona.

 
            Esquema hidrogeológico del funcionamiento de la Fuentona

 Este conjunto de actuaciones consiguieron que la Confederación tomara conciencia de este problema y estableciera como primera medida que en el periodo de los tres meses de verano (desde el 21 de Junio al 21 de Septiembre) no puedan realizar extracciones de agua para el riego de la finca trufera. Esta medida tuvieron ya que cumplirla en el verano del 2008 y lógicamente es de obligado cumplimiento a partir de ese año. No obstante, a pesar de estas limitaciones, no se asegura un caudal mínimo en el río Abión puesto que en un año muy seco pudiera ocurrir que aunque no se realizaran extracciones en los meses de verano, el caudal pudiera llegar a  ser tan bajo que volviera a repetirse lo ocurrido en el verano del 2005 en el que como ya hemos indicado llegamos a ver tramos del río totalmente secos. Nos consta que desde la Asociación Tierras del Cid han solicitado a la Confederación que en el nuevo Plan Hidrológico del Duero, que debe estar aprobado para Diciembre del 2009, se incluyan medidas para controlar el caudal del río Abión y se establezca un caudal mínimo del río de 100 litros por segundo como referencia para asegurar su ecosistema de tal forma que si en cualquier época del año el caudal llegara a descender hasta este límite, se prohibieran todas las extracciones de agua a excepción de las que se hacen para consumo humano. En esta línea, ya se ha analizado por parte de la Confederación en colaboración con los responsables del Espacio Natural de La Fuentona la posibilidad de establecer una sección de aforo que permita mediante una escala graduada establecer una relación directa entre el nivel marcado por dicha escala y el caudal real del río. Esta sección de aforo debería instalarse lo más cerca posible al nacimiento del río Abión. 

En cuanto a las nuevas perforaciones en los dos estudios técnicos encargados por la Junta de Castilla y León y por la Asociación Tierras Sorianas del Cid se pone de manifiesto que la influencia de las perforaciones para extracción de agua tienen una influencia mayor cuanto más cerca están de La Fuentona por ello aconsejan que se debería establecer unas zonas que en función de esa distancia limitaran en mayor o menor medida las nuevas perforaciones. Así en la zona de especial protección con un radio de 4,7 Km desde La Fuentona  hacia la zona de la Sierra de Cabrejas no se deberían conceder concesiones de aprovechamientos de agua. Para la zona de limitaciones específicas, las restricciones de volumen de extracción quedan supeditadas a los caudales que drena el manantial de La Fuentona con un volumen máximo de 3,5 Hm3/año.

 Estas medidas, conseguirían cierta estabilidad en el régimen de aguas del río Abión y asegurarían la supervivencia del hábitat  en el Espacio Natural de La Fuentona siempre y cuando se tuvieran perfectamente controlados todos los pozos de extracción y en todos ellos se dispusieran elementos de control y limitación de caudal.

 

 
                                                                                        Cerrar la ventana para salir                                                                           Subir